5 Alternativas al azúcar blanco

Todos sabemos de la necesidad de glucosa en nuestro organismo como también sabemos lo perjudicial que resulta el consumo de azúcar blanca.

5 Alternativas al azúcar blanco

Afortunadamente hay muchas alternativas al azúcar blanco que es una sustancia refinada, no natural y que no viene nada bien para nuestra salud además de que engorda ya que termina por almacenarse en forma de tejido graso habitualmente.

En un post anterior hablamos de la que es con toda seguridad la mejor alternativa al azúcar blanco que es la stevia y hoy vamos a hablar de otras 5 alternativas más.

Antes de empezar me gustaría dejar claro que siempre que se puede se debe de evitar el azúcar blanco, aparte de que uno quiera adelgazar, engordar o estar saludable, en ningún caso eso un alimento recomendable.

Pero del mismo modo que se debe de evitar consumir azúcar blanco refinado también se deben de mantener lejos los edulcorantes artificiales, que son incluso peores que el azúcar.

Ahora si vamos a ver que otras 5 alternativas hay al azúcar además de la ya hablada stevia.

Alternativas al azúcar blanco

1. Miel

La miel es una de las mejores alternativas al azúcar blanco y  contiene muchos antioxidantes beneficiosos y compuestos que neutralizan la acción de los radicales libres. Al consumir miel en lugar de azúcar se consigue nivelar y mantener a raya la glucosa en la sangre, algo básico para estar saludables y también estar más próximos al peso ideal o en él.

La miel que se vende normalmente en tiendas comunes y supermercados no es habitualmente miel natural.

2. Jarabe de arce

Este jarabe que es el líquido de la salvia del arce se ha demostrado en estudios que también es altamente antioxidante. Lo malo es que su precio es un poco alto ya que se necesitan 40 litros de savia de arce para obtener tan solo un litro de su jarabe.

Sucede lo mismo que con la miel, la mayoría de lo que se vende como jarabe de arce ni siquiera contiene arce. Hay que tener cuidado a la hora de le elegir donde compramos.

3. Azúcar de dátil

Al moler el dátil se obtiene este producto que contiene toda la fibra y nutrientes que contienen los dátiles enteros. Contiene hierro, magnesio y vitamina B6 y viene muy bien para espolvorear en los desayunos como los cereales.

Los puntos negativos de este producto son que también es muy costoso y por otro lado que este azúcar no se disuelve bien en líquidos.

4. Azúcar de palma de coco

Este edulcorante se obtiene a partir de la savia de las flores de la palma de coco, que se hierve hasta que se obtiene un espeso jarabe, para posteriormente se secado y molido para así llegar al producto final que es como un azúcar granulado con sabor similar al del caramelo.

Con este azúcar no se producen picos de insulina en la sangre, de manera que se puede mantener un nivel energético estable durante más tiempo y al mismo tiempo evitar que la glucosa se termine almacenando como grasa corporal.

También contienen vitaminas del grupo B, hierro y magnesio entre otros nutrienes y se puede usar como directo sustituto del azúcar blanco

5. Extracto de fruta del monje

Este edulcorante se obtiene del melón dulce que se madura en viña y que crece en China y el Sudeste Asiático.

Este edulcorante tiene 2 calorías por cada cucharada mientras que el azúcar blanca tiene 15 por lo que para las personas que quieren adelgazar es mucho más recomendable que el azúcar refinado.

Es un alimento mucho más dulce que el azúcar blanco refinado.

Muy importante a tener en cuenta

De todos los edulcorantes y sustitutos del azúcar mencionados aquí debemos tener en cuenta que el más saludable es la miel pura de abeja.

Los otros productos mencionados salvo que sean de origen ecológico no son muy fiables en el sentido de que muchas marcas los venden como productos naturales pero a menudo han sido obtenidos por procesos químicos.

Un ejemplo serían los edulcorantes de estevia, que en muchas ocasiones ni siquiera llevan estevia o si lo hacen es en cantidades mínimas.

Con esto no quiero decir que todos los edulcorantes que se vendan sean malos o no contengan lo que dice en su envase (aunque la mayoría si), sino que lo ideal es comprarlos en tiendas de dietética especializadas para asegurarse la calidad del producto.

Fuente

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *