Cómo adelgazar en la menopausia sin dejar de comer

Con la llegada de la menopausia muchas mujeres, la mayoría de hecho sufren uno de los problemas frecuentes de entrar en esta etapa como es la subida de peso.

Cómo adelgazar en la menopausia sin dejar de comer

Esto hace en muchas ocasiones que la mujer opte por realizar alguna de las dietas denominadas dietas milagro las cuales solo conseguirán empeorar la salud y siempre por supuesto traer de la mano el efecto rebote.

Para aprender cómo adelgazar en la menopausia hay varias cosas que hay que tener en cuenta y si bien es cierto que no son muchas realmente, también lo son que son aspectos clave que marcan la diferencia.

Esto hay que remediarlo y hacer caso a los expertos en este tema, ya que no se trata de jugar con nuestra salud y además el aumento de peso en la menopausia la podemos remediar con diferentes acciones y hábitos.

El factor psicológico es uno de los que más afectan a la pérdida o aumento de peso pero también se producen desajustes hormonales que influyen tanto directamente a la hora de dificultarse la pérdida de peso como en el factor anímico que a su vez es muy importante en este sentido.

El cuerpo cuando se producen desajustes hormonales comienza a asimilar de manera más lenta las grasas lo cual hace que se aumente el peso.

Una alternativa para evitar el aumento de peso en la menopausia es el realizar una terapia de reemplazo hormonal lo cual implica suministras hormonas de estrgógenos en el cuerpo para forzar el equilibrio.

Pero sucede que no todas las mujeres se pueden someter a este tratamiento puesto que algunas de ellas tienen tendencia a padecer cáncer de mama de endometrio.

Los médicos recomiendan para evitar el sobre peso en etapa de la menopausia realizar diariamente ejercicio aeróbico como pasear a un ritmo rápido, correr, hacer bicicleta o subir escaleras entre otros.

El otro aspecto decisivo es cuidar mucho la alimentación optando por alimentos crudos y en el caso de que sean cocinados haciéndose a la plancha o bien al horno, pero siempre evitando los fritos.

Hablando de carbohidratos los alimentos que se deberían de consumir en esta etapa son aquellos de origen integral puesto que estos alimentos están elaborados con harinas integrales que se absorben mucho más lentamente por el organismo evitando así la formación de picos de insulina como sucede con los alimentos hechos a base de harinas blancas o de azúcares blancos.

Uno de los mayores errores es el de restringir las grasas, ya que las grasas son muy necesarias siendo además una gran fuerte de vitaminas pero además de sustancias que permiten una buena producción de hormonas.

Obviamente estamos hablando de las grasas saludables que nunca deben de faltar en la dieta.

Las grasas que más benefician a nuestra salud son las procedentes de las semillas, el pescado, los frutos secos o el aceite de oliva virgen y la mejor manera de aprovecharlas es consumiéndolas en crudo.

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *